Simplemente… Gracias por seguir Luchando
Simplemente… Gracias por seguir Luchando

Simplemente… Gracias por seguir Luchando

La crisis del coronavirus ha llevado a la Lucha y nuestras Disciplinas, a una situación de entrenamiento y competición nunca imaginada y hacia un mundo deportivo desconocido.

Las familias se asomaban a balcones y aplaudían para despertar de un mal sueño; la sanidad se bate el cobre y demuestra lo que vale; la ciencia duda entre competir y compartir (las vacunas); y nuestra lucha se bate en una profunda innovación.

Iniciamos esta temporada aturdida y detenida, volviendo a retomar nuestra actividad en circunstancias nunca vistas. Siempre apostamos todo a la emoción y a la memoria, pero ese castillo de naipes está cerrado por derribo.

Los Juegos Olímpicos de Tokio serán más épicos que nunca. En 2020, los Campeonatos echaron el cierre casi sin empezar. En 2021 iniciamos un proceso de vuelta a la extraña normalidad (sin público, con medidas de distanciamiento social, etc.), pioneros en los Deportes de Combate, gracias a José María (Murcia), a David (Valencia), a los presidentes que se han atrevido a tomar las riendas en un escenario más que complicado.

Esta nueva situación nos ha permitido observar nuevas claves en la práctica deportiva:

  1. El luchador, un ciudadano más. Los luchadores han permanecido recluidos, al igual que toda la población. Revisar vídeos y escritos de esos meses, centrados en: vida familiar, participación en videojuegos … en definitiva, el deportista se ha hecho terrenal. Es uno más del drama.
  2. El luchador, motor de los gimnasios. Los clubes han tenido que adaptar su estrategia y reinventarse. Ya no vale lo que se hacía hasta marzo de 2020.
  3. Mayor cercanía. Numerosos luchadores han aprovechado esta cuarentena para hacer directos en Instagram, en TikTok o Twitch.
  4. Faceta solidaria. Nuestros luchadores han abanderado iniciativas solidarias (nuestros 12 retos de la FML) para contribuir a paliar los efectos de la pandemia. Muchas iniciativas sinceras que transmiten valores de la lucha. Y eso no solo es de agradecer. Es admirable para mantener la ilusión colectiva en marcha.
  5. Deportista… y asesor. Algunos se han convertido en entrenadores personales, ofreciendo rutinas de entrenamiento y fortaleciendo el estado de ánimo. También han afilado los cuchillos para mostrar sus mejores recetas y promover una alimentación saludable en una época en la que la nevera ha estado más al alcance que nunca. Otros, incluso, se han atrevido con el ‘coaching’ dando recomendaciones. El deportista también necesita sentir al público cerca. Sus aplausos e, inclusos, sus críticas, pero todos cerca. Y aunque ahora hay que estar lejos físicamente, hay que estar más cerca que nunca emocionalmente.
  6. La unión hace la fuerza. No nos engañemos, la lucha es una competición de egos, de grandeza… Y es que el luchador lleva la competición en la sangre y lo aplica a todos los órdenes de la vida. Muchos han advertido que juntos, pueden aumentar sus metas de forma exponencial. Porque, juntos llegamos más lejos.
  7. Seguir planificando la estrategia. Contar con una buena planificación y la flexibilidad y creatividad necesarias se antojan clave para seguir manteniendo el vínculo emocional con los aficionados y la sociedad entera.

# HACIA UN ESCENARIO INCIERTO, PERO LLENO DE OPORTUNIDADES

No sabemos cómo serán los campeonatos cuando amaine el temporal. No es fácil adivinar las implicaciones técnicas y organizativas. Ni siquiera tenemos claro si practicar deporte o competir seguirán teniendo el mismo significado.

Sí sabemos una cosa que, al menos, suponen un alivio. Que el deporte nunca perderá su naturaleza, mayor o menor, de juego y eso le garantiza sobrevivir.

Vamos a empezar un nuevo combate en el que clubes, entrenadores, deportistas y árbitros tendrán que seguir desempeñando su labor con la misma pasión, ilusión y esfuerzo.

La pasión por presenciar una competición en directo la hemos sustituido momentáneamente por la transmisión a distancia. Sin embargo, aunque no acudan a los pabellones, los seguidores continúan demandando esa cercanía con sus luchadores.

Acostumbrándonos a que el deporte espectáculo llevará se propio recorrido y el deporte ocio, salud, vida saludable, moda y tecnología popular, lejos de amainar, irá aumentando.

La gente quiere recorrer la senda de estos valores, disfrutarlos y vivirlos. Queremos ver, admirar y emocionarnos, pero también participar del espectáculo y ahí se abre un universo para nuestro deporte. Y todos debemos y podemos aportar.

¡Manos a la obra!


Ángel Luis GIMÉNEZ
-Presidente FML-

fmlucha.es utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios facilitando la navegación por nuestra web. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de cookies..

  Acepto las cookies de este sitio.
EU Cookie Directive plugin by www.channeldigital.co.uk